Te indicamos lo fácil que es el cuidado y mantenimiento de las joyas de acero, para que no pierdan su brillo y belleza del primer día.
LIMPIEZA

Limpia tus joyas de acero con un paño suave y un poco de jabón líquido. Puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves y frotar con bastante cuidado. Después enjuaga con abundante agua y seca completamente evitando dejar algún residuo. Notarás el cambio y brillo de tu joya al instante. Eso sí, no utilices este método con joyas esmaltadas.

CONSERVACIÓN

Guarda tus joyas de acero individualmente, procura no guardar varias piezas en un mismo estuche, así evitarás roces, rayones, torceduras, roturas y pérdidas de piedras. Las joyas con esmalte o con piedras incrustadas son especialmente sensibles a los golpes y también a los productos químicos. ¡Evita a toda costa que se golpeen!
No expongas las joyas al cloro, grasa, sudor, perfumes, agentes alcalinos, ni a la salinidad por largos periodos de tiempo. Evita ponerte perfumes, colonias o cremas sobre las piezas y ten especial cuidado de no tallar o raspar las áreas bañadas.

CUIDADOS ESPECIALES

Algunas piezas tienen color distinto al acero, sin embargo estas piezas son también acero inoxidable, están trabajadas con un procedimiento llamado “pavonado” o “baño”, que consiste en someterla a un tratamiento químico, que le da porosidad y esto permite darle una coloración, que puede ser de color negro, rosado, dorado, cobrizo, gris, etc. al ser mezclado con otros metales.
Con motivo de preservar en perfectas condiciones por un tiempo indefinido las piezas que tengan acabados en pavonado o baño de algún otro metal, se deberá tener especial cuidado con las mismas, ya que, por no ser un color natural podría tender a perder su tonalidad gradualmente, lo que se puede evitar con cuidados muy sencillos. Algunas personas tienden a tener un PH ácido en su piel lo que ocasiona que el proceso de pérdida gradual del baño aplicado de otros metales.

cómo puedes cuidar tus joyas de acero

Puedes ampliar esta información en la entrada de nuestro blog: ¿Cómo puedes cuidar tus joyas de acero?